¡Allá vamos!

¿Castilla toma por asalto la educación?

Avalancha de cambios en el Ministerio de Educación

Publicado: 2014-07-15


Unidad de Investigación de LA TOMA

(Nota publicada en la revista LA TOMA edición de junio 2014)

Desde hace varios meses de habla del gran poder de Luis Miguel Castilla, una especie de “súperministro” que desde la cartera de Economía y Finanzas garantiza la continuidad del modelo económico vigente desde los tiempos de Fujimori. En cada cambio de gabinete, Castilla logra el nombramiento de nuevos aliados, lo que a la fecha le da prácticamente el control del Consejo de Ministros. Pero la arremetida neoliberal está dando un nuevo paso: los técnicos del MEF vienen ocupando puestos clave en los ministerios “sociales” como educación, salud o agricultura, y ya no sólo en los organismos que ven el manejo económico. En esta nota, una radiografía de lo que viene ocurriendo en el sector Educación.

Para fines del 2013, la ministra Patricia Salas era una de los últimos funcionarios progresistas que quedaba en el gabinete. Aunque el tecnicismo y la confrontación con el magisterio caracterizaron su gestión, que distaba de ser ideal, había espacio para la ejecución de políticas que vieran a la educación como un derecho y estrategia de cambio social antes que como un servicio y herramienta de desarrollo económico. Esta última es la manera en que ve la educación un economista ortodoxo como el actual ministro Jaime Saavedra.

A diferencia de Salas, Saavedra se entiende bien con el jefe del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Luis Miguel Castilla. No por nada es un hombre del Banco Mundial que ha llegado con una visión clara de lo que quiere, por lo que el primer cambio que hizo al llegar fue nombrar Secretario de Planificación a Juan Pablo Silva Macher, economista, chicago-boy que estuvo en el MIDIS (Ministerio de Inclusión Social) como Viceministro de Políticas y Evaluación Social. (Al cierre de esta nota, Silva fue nombrado nada menos que Viceministro).

Los siguientes cambios fueron acelerados por el rotundo fracaso de la evaluación a directores a una semana de asumir el cargo. Dos mensajes quedaron claros: Saavedra no toleraría un mínimo error, y la prensa estaba de su lado, pues trataron con guantes de seda un desastre nacional.

En diciembre renunció el responsable de elaborar la propuesta de nuevo Reglamento de Organización y Funciones (ROF) del Ministerio durante la gestión Salas, José Luis Gargurevich. Sobre sus motivos, se han recogido dos versiones. La primera señala que Saavedra ya no lo iba a considerar para un cargo en la nueva propuesta de reestructuración que planeaba. La segunda sostiene que Gargurevich tenía diferencias de fondo y forma con dicha reestructuración y había sido excluido de los debates.

El primer trimestre de 2014 transcurrió sin mayores cambios, excepto la Oficina de Infraestructura Educativa (OINFE) que cambió hasta dos veces de jefe. Pero en abril se inició una avalancha de cambios importantes. Manuel Paiba, con una reconocida trayectoria en educación, es reemplazado en la Dirección de Evaluación Docente por una joven bachiller en psicología que hasta entonces trabajaba en el MEF: Giuliana Espinosa. Antes de ello, Espinosa tuvo alguna experiencia en el Ministerio de Educación (MINEDU) al trabajar en la Unidad de Medición de la Calidad del mismo. En su nuevo cargo, es responsable de las evaluaciones a los docentes, y en esa medida debe garantizar que se cumpla con la nueva Ley de Reforma Magisterial, que obliga entre otras cosas a que los maestros cuenten con título profesional. Paradójicamente, ella misma no tiene título.

El cargo de Espinosa depende de la Dirección General de Desarrollo Docente, en donde a su vez nombraron a Jorge Arrunategui, bachiller en economía por la PUCP y ex funcionario del MEF.

Resolución con nombre propio

Otro cambio importante a inicios de abril fue la renuncia de Pilar Saavedra, quien había asumido por encargatura (provisional) la Dirección General de Educación Superior y Técnico Profesional (DIGESUTP). Ella era además directora de Educación Tecnológica y Técnico Productiva (DESTP), para la que promovía un modelo de gestión integral, reflejo de su experiencia en la región San Martín, pero también de otras experiencias exitosas del país. Un mes antes el Ministro le impuso como asesora a la bachiller en economía Anita Milagros Alvarado Saona, quien llegó acompañada del equipo con que trabajó en el Programa Juntos.

En ese momento, el terremoto llegaba a su momento más álgido. La directora de Coordinación Universitaria, Iliana Estabridis, renunció el 21 de abril, y a los cinco días renunciaba el Viceministro de Gestión Pedagógica, Martín Vegas.

Las normas vigentes entones señalaban que para los puestos de directores se requería licenciatura. Pero el 29 de abril se emitió la Resolución Ministerial 171-2014 que modificó dicha normatividad, permitiendo así que la hasta entonces asesora Milagros Alvarado sea nombrada nueva Directora General de Educación Superior. Lo mismo sucedió en el caso de la Dirección de Educación Superior Pedagógica, en la que nombran a la bachiller en antropología Paula Maguiña Ugarte. Así pues, se trata de una resolución con nombre propio que ha permitido el nombramiento de personas específicas que habían entrado al MINEDU de la mano del nuevo ministro pero que no cumplían con los requisitos para ocupar estas direcciones.


CAMBIO EN LOS REQUISITOS PERMITIÓ VARIOS NOMBRAMIENTOS EN EL MINEDU
(Resolución Ministerial 171-2014)

Estos nuevos nombramientos tienen varias cosas en común, más allá del hecho de ser bachilleres: la mayoría han pasado previamente por el MEF. Por si fuera poco, fuentes cercanas a este nuevo entorno del Ministerio de Educación aseguran que Alvarado se declara abiertamente “neoliberal”, e incluso en sus fotos de Facebook es notorio que apoyó la candidatura de PPK. Así pues, podemos imaginar que el nuevo equipo al que Ollanta Humala le ha abierto las puertas del MINEDU... no votó por las propuestas de la Gran Transformación.


Milagros Alvarado sea nombrada nueva Directora General de Educación Superior

En mayo se produjo el cambio más importante en el Viceministerio de Gestión Pedagógica. El Ministro determinó la salida de la Directora General de Educación Básica Regular, el principal órgano del Ministerio en términos de funciones, poder y presupuesto, el responsable de los colegios. En reemplazo de la psicóloga Patricia Andrade, quien tenía una importante experiencia educativa en regiones, nombra a Luis Brettel, hasta entonces presidente del FONDEP (entidad del MINEDU, que entre otras funciones, consigue apoyo financiero de empresas para la educación) y partícipe del Diseño Nacional Curricular del ministro aprista José Antonio Chang.

Estos son algunos de los nombramientos más notorios de los más de 20 cambios que se han dado en los últimos meses en la Alta Dirección del MINEDU. La mayoría de los nuevos funcionarios comparten el mismo perfil técnico-político: economistas de orientación liberal que provienen bien del MEF o bien de organismos multilaterales.

¿Cuál es la intención detrás de estos cambios?

Es natural que un ministro nuevo introduzca a su gente de confianza. Pero llama la atención que quienes están ocupando varios puestos claves no son educadores y tienen poca o ninguna experiencia en el sector. Pareciera que Saavedra tiene la convicción que solo los economistas salvarán la educación -especialmente, aquellos que vienen del neoliberal MEF y gozan de la confianza del súperministro Luis Miguel Castilla.

No se trata solo de una apuesta técnica, sino política. Tampoco parece ser casualidad que al tiempo de estos nuevos nombramientos, el Gobierno presente el proyecto de Ley de la Superintendencia Universitaria, que ha sido bautizada como “Ley Castilla” por la intromisión del MEF en este organismo que regularía la educación superior. Tiene lógica: los tecnócratas del MEF ingresando al MINEDU para promover una Ley que le da atribuciones educativas al MEF. De hecho, cuando el Ejecutivo presentó la polémica “Ley Castilla”, Alvarado publicó en su cuenta de Facebook: “Comenzó la tarea”.



Escrito por

latomarevista

LA TOMA - la revista universitaria del Perú. Esta es una iniciativa de comunicación alternativa sobre política, educación y cultura.


Publicado en